domingo, 11 de noviembre de 2018

A LA RICA CASTAÑA



Mantenemos la antigua tradición del castañero en la proximidad de la fiesta de San Martín.
Nos visita Ioseba con su castañera y sus historias del enanito Fermín, que encandilan a los más pequeños.

Después de los cuentos, reparto de un cucurucho de castañas asadas y baile, para entrar en las aulas y disfrutar de la compañía de las familias.

Nos gusta que la escuela y la casa se den la mano... Gracias por vuestro esfuerzo y colaboración.
















viernes, 2 de noviembre de 2018

IMAGINACIÓN AL PODER


Una simple caja de cartón aportada al aula por un niño, que dice que es un dragón... A partir de ahí comienza un rico diálogo entre todos, en el que cada cual propone ideas sobre cómo construirlo. Sin grandes complicaciones, dejando a su imaginación lo que para la mirada de un adulto falta, hablan del dragón, el ruido que hace, si es malo o bueno. Proponen meterlo en una cueva y esperar a que ponga huevos, de los que saldrán otros pequeños dragones. Saben que no hay que tocarlo, de todas formas, por si nos arranca los dedos... Que el fuego que le sale de la boca no es de verdad, aunque alguna aún duda y necesita ver que lo tocamos y no pasa nada.

Ahí lo tenemos. A nuestro cuidado. Estoy segura de que cuando lleguemos el lunes se acercarán a ver qué tal va...














sábado, 27 de octubre de 2018

GRACIAS, COMPAÑERA


Gracias Mari Jose. Nuestra jefa de estudios durante todos estos años, compañera, profesora, amiga...
Este viernes se nos ha jubilado, y todo el cole se ha volcado en una despedida emocionante. Los peques de nuestras aulas también han participado; en la medida que podían comprender, les hemos contado que una profe que queremos mucho ya no vendrá más a trabajar, tendrá fiesta, y por eso le hacemos la nuestra.

Ha sido también una ocasión para explicarles que, algunas veces, se llora de alegría. Emoción, conmoción... eso sentimos todos -había que ver unos cuántos alumnos más mayores llorando a lágrima viva, también muchas madres que le mostraron su cariño- en ese día tan especial. Actuaciones, regalos, un fantástico vídeo en que cada uno, cada grupo, se ha despedido a su manera...

Un gusto y un placer participar de esta escuela-familia.
Deseamos que os sintáis también, parte de ella.

Un abrazo y hasta siempre, compañera.













domingo, 21 de octubre de 2018

LO PASAMOS BIEN.


Son unos artistas. Cuando se sueltan en clase son capaces de cantar,  bailar, contarnos un trocito de un cuento... es muy buena señal, ya estamos pasando de ser individuos particulares a convertirnos en un grupo más o menos compacto. A pasarlo bien y disfrutar,  en pocas palabras.

Nos esperan grandes momentos ya lo veréis...
Aquí os dejamos su alegría y sus bailes.


viernes, 12 de octubre de 2018

UN SIMPLE CARACOL



Así es. Ni tele, ni palmas, ni fiesta... Un caracol aparecido fortuitamente en el parabrisas del coche camino del cole atrae toda su atención. Todos quieren verlo, alguno tocarlo... Lo ponemos en la pizarra a ver qué pasa...Buscamos rápidamente información en internet -para esto sirven también los móviles, recordémoslo- que nos cuenta qué comen, si tienen o no dientes, por qué dejan ese rastro de baba.

Estos días nos hemos preocupado de ponerle agua y comida, unos  trocitos de manzana que a la mañana siguiente han desaparecido, dejando en su lugar una pequeña caquita.

Es alucinante todo lo que nos perdemos cuando no les escuchamos, si no estamos atentos a sus verdaderos intereses. Ni uno solo de los niños y niñas del curso se ha mostrado indiferente.

Una lección para maestras y resto de adultos, que debemos bajar un poco de nuestras largas piernas y mirar desde su altura. Seguro que también aprendemos un montón...








sábado, 6 de octubre de 2018

AFINAMOS NUESTROS SENTIDOS


Marta,  compañera que ha compartido con nosotros estos primeros -y a ratos complicados- días de cole (gracias desde aquí, por tu gran ayuda),  acude hoy al aula con sus instrumentos: la flauta travesera, y el de divertido nombre, el ukelele.

Nos cuenta una bonita historia sobre este último, y nos explica cómo es el instrumento. También la flauta travesera -¡yo tengo una en casa! dice una niña-: cómo se monta, la forma de soplar, de colocarla...Jugando, escuchan la diferencia entre ambos instrumentos -cuerda, viento- y disfrutan.

Todo niño, toda niña, de una u otra manera se siente fascinado por la música, el baile... La atracción del sonido, la imagen y la palabra les mantiene atentos y tranquilos.

La escuela haría bien en incluir con más dedicación y horas esta materia, que va más allá de aprender unas nociones básicas. Sí, las matemáticas, el inglés... son importantes. Pero el placer del movimiento y la educación del oído y el cuerpo, son también parte fundamental del aprendizaje.

Como dice el experto en el desarrollo del potencial humano,  Ken Robinson, en su libro, El Elemento -muy recomendable, por cierto-: "todo niño tiene derecho a aprender a bailar. Es un lenguaje increíble. Creedme, estos no son el tipo de niños que acabarán metiéndose en problemas".

Bailar, tocar un instrumento, cantar, pintar, escribir... El arte alimenta nuestro interior, y nos hace mejores personas. Tengámoslo en cuenta en la educación de nuestros hijos.








viernes, 28 de septiembre de 2018

SU VISIÓN Y LA NUESTRA



Es gracioso cómo funciona nuestra mente, la de los adultos, y qué diferentes ideas tienen los niños.

Cuando preparamos las propuestas de aula, pensamos en el uso ordinario de los objetos: la silleta para pasear al bebé, la bañerita para bañarle, el secador de pelo para secarlo, claro, las piezas geométricas para ordenarlas por formas y colores...
Así es que cuando vemos que cambian los juguetes del lugar al que los habíamos destinado, o los usan de forma aparentemente anárquica, nos ponemos un poco de los nervios.

Pero para ellos la organización del juego es muy diferente. Quieren mezclar, apilar, descolocar... ese aparente desorden no lo es en su manera de verlo. Están aprendiendo a conocer materiales, experimentando con ellos, reuniendo lo que conocen y reorganizándolo a la medida de su pequeño mundo para poder, de alguna manera, abarcarlo.

Probemos a dejarles. Eso sí, al final, a recoger cada cosa en su lugar, para poder recomenzar al día siguiente con orden y calma.